ACUFENOS

Acúfenos o tinnitus se define como la percepción de un sonido sin que exista una fuente sonora externa. Aproximadamente un 15% de la población ha experimentado alguna vez un acúfeno pero afortunadamente solo un 20% precisa de una acción terapéutica para su manejo.

No es considerado una enfermedad como tal, se trata de un síntoma que puede estar asociado a múltiples causas y factores agravantes.

Puede percibirse en uno o en ambos oídos, tanto dentro como de fuera de la cabeza y está asociado frecuentemente a una pérdida auditiva. La calidad del acúfeno también puede variar, pudiendo ser como un zumbido, un pitido, o un sonido pulsátil, como si fueran los latidos del corazón, entre otros.

Los acúfenos pueden ser un problema realmente molesto, incluso pueden llegar a resultar invalidantes. Las personas que los sufren a menudo, o de manera constante, son capaces de probar casi cualquier remedio para conseguir aliviar sus síntomas y lograr el tan ansiado silencio.

Puesto que el tinnitus puede tener diversos orígenes, los tratamientos pueden variar, bien buscando remediar su causa o bien, aliviar los síntomas.

La osteopatía puede tratar de aliviar los síntomas de acúfenos y de mejorar su incidencia. Podemos distinguir dos tipos de causas:

Causas psicológicas de los acúfenos

Algunas causas psicológicas como el estrés, el nerviosismo o problemas de sueño, suelen ser motivo de consulta en los centros de osteopatía. Esta disciplina puede contribuir, en cierta medida, ayudando al paciente a relajarse gracias a ciertas técnicas manuales.

Causas físicas de los acúfenos

Entre las que más se tratan en las consultas de osteopatía, encontramos las relacionadas con disfunciones en la región temporomandibular y raquis cervical. Estas dos estructuras están directamente relacionadas con el oído, por lo que cualquier alteración puede generar síntomas de acúfenos.

El hueso temporal del cráneo, dentro del cual encontramos el aparato auditivo, está íntimamente ligado con el funcionamiento de la mandíbula, pero hay otras estructuras que también pueden afectar a su mecánica:

· Las vértebras cervicales.

· El tórax.

· La clavícula.

· El hioides.

Así mismo, también puede verse afectada la arteria carótida, que se encuentra muy próxima al oído. Por eso, cuando sufre alguna alteración, es frecuente escuchar los clásicos zumbidos en el oído, tan habituales en los acúfenos.

Mediante a manipulación de las estructuras corporales, la osteopatía trata de modificar las zonas afectadas y devolverlas a su estado de equilibrio.

Algunas personas han conseguido mejorar los síntomas de los acúfenos, mientras que otras siguen escuchando un molesto pitido en el oído. En este sentido, no existe una evidencia científica sobre la eficacia de este tipo de tratamiento en relación a los acúfenos.

Deja una respuesta